Sobre Fuentes Fiables y Fuentes Contaminadas

Sobre Fuentes Fiables y Fuentes Contaminadas

Dentro de los muchos derivados aplicados a la Teoría Matemática de la Información [TI] originariamente propuesta por Shannon y Weaver, uno de los aspectos desarrollados fue el de la catalogación de las fuentes de datos.

Por no alargarme innecesariamente, la importancia de escoger las fuentes de datos adecuadas es [como parece obvio] básico para poder después hacer un análisis correcto de los datos y obtener respuestas veraces a las preguntas propuestas.

Para resumirlo, en un esfuerzo máximo de simplificación, se dividieron la fuentes en dos únicos tipos, las denominadas FUENTES VERACES y las FUENTES CONTAMINADAS. Para que sea más fácilmente entendible lo trasladaré directamente al campo de los Mercados, tal y como yo lo entiendo y aplico desde hace años.

Como FUENTES VERACES entendemos aquellas que nos proporcionan informaciones PÚBLICASÚNICAS y UNÍVOCAS. Son accesibles para todos, y para todos tienen un mismo valor en un mismo momento. Esas fuentes [en nuestro caso y en esencia] serían las cinco básicas: máximo, mínimo, apertura, cierre y volumen.

Como «fuentes veraces» entendemos aquellas que son directamente accesibles para todos, y para todos tienen un mismo valor en un mismo momento.

Como FUENTES CONTAMINADAS entendemos [siempre desde la perspectiva de la TI] cualquier dato no obtenido de manera directa. Por poner un ejemplo, si obtenemos la temperatura de una determinada estancia a través de un sensor homologado y conectado directamente a nuestro equipo de proceso, la fuente es veraz; pero si enviamos a un ayudante a observar la temperatura en una pantalla y nos la comunica, la fuente pasa a estar CONTAMINADA, y todos los resultados posteriores estarían en cuestión, aunque el dato sea correcto.

Así, cualquier fuente que interprete, module o retransmita la información desde su origen, la contamina y, en consecuencia, deberemos descartarla [o tener este hecho muy en cuenta].

Con esta visión tan estricta de la calificación de las fuentes, la TI se cura en salud, pues pone en cuestión cualquier tipo de información que no sea directamente verificable por todos los observadores a un tiempo. Con ello elimina de la ecuación tanto los errores, como la información manipulada en beneficio de algo o de alguien.

Cualquier fuente que interprete, module o retransmita la información desde su origen, la contamina

La información manipulada no tiene por qué ser estrictamente falsa. La «buena» información manipulada puede ser correcta [o casi] en sus datos, pero también puede ser muy tergiversada en la presentación interpretación de los mismos porque, para la mayoría, importa mucho más la interpretación de los datos que los datos en sí, cosa que, lógicamente la TI cuestiona.

Desde ese estricto punto de vista [quizás equivocado, pero metódico] habrá que descartar las informaciones suministradas por los medios de comunicación [TODOS, desde los diarios especializados hasta las redes sociales, pasando por éste desde el que ahora mismo yo estoy opinando], así como también las suministradas directamente por los actores económicos [empresas, sectores o países], por ser datos interesados suministrados por parte; con lo que el análisis fundamental (AF) quedaría fuera del ámbito de cualquier estudio ni remotamente basado en la TI.

Para la mayoría, importa mucho más la interpretación de los datos que los datos en sí, cosa que, lógicamente la TI cuestiona

Desde el punto de vista de la TI, el gran truco de los mercados financieros no es tanto la ocultación de los datos, sino el de la saturación de información [infoxicación], mezclando muchas fuentes, casi todas ellas contaminadas [interpretadas, opinadas y/o interesadas] creando una tremenda confusión [ruido] capaz de ocultar las trazas de las fuentes veraces [señal] y dificultando su interpretación.

Realmente, desde el punto de vista de la TI, en esos mercados que aparentemente bullen de información, las fuentes veraces y fiables son muy escasas.

Los comentarios están cerrados.