Etiqueta: Docs

Tres Cosas Que Un Trader Debería Saber (y III): Trading, Fantasy & Analytics

Tres Cosas Que Un Trader Debería Saber (y III): Trading, Fantasy & Analytics

Previas:


– “Muy bien. Voy a solucionar este problema”, -dije yo.

 – “¿Y quién te dice que ese problema tiene solución? ¿Y quién te dice que es un problema ÚNICO y no complejo? Y, en caso de que sea un solo problema, ¿quién te dice que tiene UNA SOLA solución y no varias?”

 Y así mi profesor me enseñó a tener siempre la mente abierta ante todas las posibilidades.

Reconozco que los libros de trading no son mi lectura favorita. En general tienen estructura de manuales y, como tales, habitualmente son tan escasamente apasionantes como es previsible. Y en la categoría de “manuales” sí que me ha tocado “perpetrar” algunos por los que merecería condenación eterna.

Afortunadamente algunos por algunas partes sí que merecen el esfuerzo de leerlos. Hoy me referiré a uno de ellos, concretamente al muy recomendable “Leones contra Gacelas” de J. L. Cárpatos.

Un capítulo llamó poderosamente mi atención. Se encuentra en la primera parte del libro, titulada genéricamente “Algo de Filosofía” y más concretamente, dentro de ella, el capítulo se titula “Juguemos al blackjack”.

Reconozco que he vuelto a estudiar ese capítulo en más de una ocasión porque, más allá de mi interés en ese juego concreto de cartas (que es nulo), sí que me permitía entender el concepto general de enfoque del trading que propone el autor como un problema probabilístico, donde el azar va disminuyendo en tanto en cuanto las cartas (datos) van apareciendo sobre la mesa. El jugador dispone de una estrategia general que aplica y ajusta a cada situación. Una buen ejemplo de teoría de juegos, que diríamos hoy desde un punto de vista matemático.

Me pareció que, si era capaz de entender que ese “problema” denominado trading (que vimos antes que NO sabemos si tiene alguna solución, solo una, o multitud de ellas) admitía ese tipo de estrategia vía ejemplo, yo debería ser capaz de explicar mi propio enfoque “orientado al dato” con alguna otra analogía, también de juego.

3.1 – Trading vs. Fantasy & Analytics

Excuso explicar la estrategia aplicada al juego del blackjack, precisamente porque está detallada en el libro y capítulo antes mencionado, y jamás podré hacerlo mejor de lo que está allí expuesto.

Así que, pensando en un ejemplo parecido que me permitiese explicar cómo oriento yo tanto mi trading como el diseño de mis herramientas, algoritmos, indicadores o sistemas automáticos, se me ocurrió hablarles de las Fantasy, un juego que seguro es conocido por muchos en sus diferentes formas, nombres y variantes, aunque jamás lo he visto relacionado con el mundo del trading. Hoy lo haremos.

Yo sólo me voy a referir al único que conozco y juego, que es el Fantasy de NFL.com de football americano.

Un vez más, mi aproximación a este deporte, como en el propio caso del trading, fue puramente accidental y por el lado más inesperado: el de mi interés por los datos.

Hace algunos años un par de locos revolucionarios introdujeron la gestión de los datos deportivos en una experiencia que los apasionados por el tema conocemos como Analytics que incluso generó una película (Moneyball). Esa fue una de las primeras aplicaciones de Big Data real que empezó en el baseball, con resultados realmente sorprendentes.

Y, de ahí, la recopilación y aplicación de datos estadísticos sobre el juego y los jugadores saltó rápidamente al football profesional y a la NFL. Y, en ese punto y momento me interesé yo. Hoy en día se ha extendido a la gestión de prácticamente todos los deportes profesionales.

No voy a entrar en muchos detalles ni sobre el football americano ni propiamente sobre la Fantasy como tal, porque no me considero ningún experto y hay bastante documentación al respecto, pero hoy es uno de los juegos con más éxito en medio mundo con millones de jugadores esperando que se inicie cada temporada NFL, no tanto por seguir la propia competición, sino por poder jugar su Fantasy.

Cada propietario de un equipo Fantasy escoge entre todos los jugadores activos en la liga (NFL, en este caso) un grupo limitado de jugadores, en una especie de selección personal. Debe escoger jugadores en cada posición y de su actuación personal en cada partido acumulan puntos. Deberá decidir quién es titular o reserva e, incluso, puede dar altas o bajas en su equipo cada semana y sustituir a lesionados o jugadores que no están cumpliendo con sus expectativas. (Actualmente ya existen juegos denominados «managers» con la misma óptica y aplicados a deportes más próximos, que cuando escribí el artículo eran todavía una rareza).

Cada jornada tu equipo se enfrenta contra el equipo Fantasy de otro propietario en una liga generalmente compuesta por 10, obteniendo victorias o derrotas y jugando una competición liguera.

3.2 – ¿En qué se parece una Fantasy al Data-Trading?

Vamos ahora a establecer paralelismos.

Para empezar, las primeras decisiones que corresponden al propietario de una Fantasy es la propia selección de los jugadores que compondrán su equipo. Es el equivalente de adquirir una CARTERA.

Sabemos que estamos obligados a disponer de un mínimo de jugadores en cada una de las posiciones (diversificación). Esto nos da libertad de crear con libertad carteras/equipos, aunque acabaremos llegando a la conclusión que lo correcto (y lo que ofrece mejores resultados) son las carteras/equipos equilibrados.

El sistema habitual de selección es el denominado draft: una especie de sorteo donde se escogen por turno cualquiera de los jugadores disponibles. Los jugadores se ordenan por los RESULTADOS obtenidos en anteriores temporadas, o por sus expectativas estadísticas si son nuevos en la liga, o por nuestros criterios personales.

Pero ahí, nuevamente, tenemos un nuevo paralelismo: un jugador/activo cotizado (empresa) puede tener unos buenos datos históricos, pero con eso no basta porque también deberemos tener en cuenta en qué equipo/sector económico, se encuadra. La situación del equipo/sector puede afectar de manera significativa las prestaciones de cada jugador/activo.

Un jugador medio en un buen equipo seguramente se beneficiará de ello, tanto como se beneficia un activo de estar en un sector en alza. Cambiar de equipo a uno mejor o que el equipo se haya reforzado adecuadamente puede incrementar sustancialmente las expectativas de cada jugador, o viceversa.

Así los jugadores/activos y sus equipos/sectores están interrelacionados y son variables que hay que re-evaluar cada temporada.

Debemos tener en cuenta las estadísticas individuales del jugador/activo, así como del equipo/sector en que se encuadra. Ver si se trata de emergentes con posibilidades o son blue chips contrastados. Si su tendencia es alcista o están en declive (individual o sectorial).

«¿Cómo vas a obtener resultados diferentes si haces siempre lo mismo?”.

A. Einstein

Y, todo ello deberemos decidirlo únicamente basándonos en el conjunto de estadísticas disponibles.

El juego admite diferentes estrategias. Por mencionar sólo tres:

  • muchos propietarios toman un conjunto de jugadores (cartera) y la mantienen durante todo el campeonato, pase lo que pase y hasta el final (buy & hold);
  • otros mantienen una gestión activa de sus equipos/carteras sustituyendo, por ejemplo, aquellos jugadores/activos lesionados de larga duración o los que no responden a sus expectativas (swing) ; y,
  • acabando con aquellos propietarios que prácticamente cada semana realizan cambios en la composición de su equipo, buscando disponer de los jugadores/activos con un mejor rendimiento actual, semana a semana (scalp).

3.3 – Estadísticas convencionales vs. estadísticas avanzadas

Evidentemente me dejo un millón de aspectos interesantes a comentar, paralelismos evidentes entre el trading y este juego, pero allí dónde tienen la amabilidad de invitarme a hablar, intento aprovechar la oportunidad para intentar diferenciar entre herramientas de trading convencionales y avanzadas, y la ventaja diferencial que nos ofrecen estas últimas. La Fantasy también es un excelente ejemplo para explicarlo.

Las webs de las distintas Fantasy ofrecen una auténtica montaña de datos tanto individuales como colectivos para ayudar a escoger los mejores jugadores/activos por posición. Unos apuestan por los consagrados, otros por los emergentes, y muchos por una combinación entre ambos.

Pero el tipo de datos que nos ofrecen son los que podríamos llamar “convencionales”: yardas de pase, de carrera, de recepción, intentos, etc.

Hace algún tiempo dentro de las denominadas genéricamente Analytics empezaron a prosperar un nuevo tipo de estadísticas que denominamos en genérico “avanzadas” y que permiten obtener nuevas valoraciones sobre los mismos jugadores y/o equipos.

Voy a poner sólo algunos ejemplos. Imaginemos que en las estadísticas convencionales dos receptores han obtenido el mismo número de yardas de recepción en una temporada. ¿Cuál de los dos elegir?

Quizás uno de los dos ha necesitado el doble de recepciones que el otro. Eso puede querer decir que quizás jugó la mitad de partidos, o la mitad del tiempo, o erró la mitad de los pases que se le enviaron, o que su pasador no le envía buenos balones. Cualquiera de esos casos, si está contabilizado, permitiría tomar una mejor decisión al ofrecer información adicional.

No es lo mismo recibir 100 pases de 1 yarda (cortitos y fáciles) o recibir pases más largos y cerca de la zona de marca, donde la presión y los marcajes son mucho más duros y completar un pase es mucho más complicado. Además, el receptor capaz de conseguir capturas cerca de la red zone probablemente hará más marcas y obtendrá mejor puntuación en nuestra Fantasy, aun estableciendo el mismo número de yardas totales de pase.

NADIE (ni en trading, ni en una Fantasy) puede adivinar el futuro y ha de gestionar azar, incertidumbre y posibilidades estadísticas.

De hecho existen webs (algunas de pago), que ya ofrecen este tipo de estadísticas avanzadas que permiten tomar decisiones sobre qué jugadores y/o equipos resultan una mejor elección u ofrecen mejores prestaciones atendiendo a un mayor número de variables.

Para observar la diferencia, puede visitar alguna de estas webs como www.profootballfocus.com o www.footballoutsiders.com para observar este tipo de estadísticas complejas y la forma de realizarlas.

Evidentemente la Fantasy no deja de ser un inocente juego y este tipo de webs estadísticas un entretenimiento. Pero también (por todo lo explicado) resultan una fuente inagotable de ideas y una divertida forma de experimentar con carteras, activos, datos y aleatoriedad porque después, cada domingo, salta la sorpresa y NADIE (ni en trading, ni en una Fantasy) puede adivinar el futuro y ha de gestionar azar, incertidumbre y posibilidades estadísticas.

Porque, como decía Einstein, “¿cómo vas a obtener resultados diferentes si haces siempre lo mismo?”.


4.- A MODO DE CONCLUSIÓN

De hecho, si hubiera escrito este artículo mínimamente bien, este capítulo de conclusiones sería completamente accesorio e innecesario.

Desde el principio la voluntad es que todo fuera muy socrático. Y ello debería significar que, planteando las preguntas adecuadas (o, mejor, dejando que te las plantees y respondas tú), deberíamos todos llegar a conclusiones parecidas.

Por mucho que haya un consenso general sobre cualquier aspecto, una nueva forma de abordar un problema puede dar con una mejor solución

Desgraciadamente hoy en día no es este el método más habitual para la transmisión de ideas.

En general (y en el mundo del trading, especialmente) la comunicación es jerárquica: alguien se erige en autoridad y dicta SU verdad a quien le escucha o lee. Quien la recibe la acepta sin atreverse a cuestionarla, pues ello podría causar un conflicto de autoridad.

Y aquí acaba el proceso hasta que llega el siguiente maestro a explicar su propia verdad personal, una vez más, como si fuera la única.

Así que, si tú ya has sacado tus propias conclusiones, no te dejes confundir por las mías. Déjalo aquí y gracias por tu atención.

El trading puede ser abordado de distintas formas, formas antiguas, nuevas o una combinación de ambas. Y todas merecen respeto

Si, por lo que sea, prefieres mi resumen y conclusión, que es de hecho la explicación de mi punto de vista sobre el trading y la razón del diseño de mis algoritmos, me bastan con una pocas líneas más:

  1. (El TEST)  Para hacer trading con éxito NO NECESITAS ADIVINAR el futuro (ni ninguna «técnica» para hacerlo). Entre otras cosas porque NADIE puede adivinar el futuro, por lo que esa es una pretensión condenada al fracaso.

Basta con gestionar el presente. Para hacerlo podemos AYUDARNOS en los datos del pasado, pero esos datos NO IMPLICAN qué pasará en el próximo tic. En gestión de datos SÓLO establecemos niveles de probabilidad de los distintos posibles escenarios.

El trading es como una partida de ajedrez: NO hay que ADIVINAR el siguiente movimiento del adversario, basta con tener previstos los más probables.

Y, si te equivocas, rectificas.

2.(La ÚLCERA) Por mucho que haya un consenso general sobre cualquier aspecto, una nueva forma de abordar un problema puede dar con una solución mejor. Conservar lo que merezca ser conservado y revisar el resto es la forma de avanzar en cualquier campo del conocimiento. Yo creo que en el trading, también.   

3.(FANTASY) Lo importante de esta última entrega está al principio. Entender que un determinado problema tiene UNA SOLA solución y que esa es (además) la nuestra es, cuando menos, pecado de soberbia

El trading puede ser abordado de distintas formas, formas antiguas, nuevas o una mezcla de ambas. Y todas merecen respeto, aunque cada cual debería elegir aquellas en las que cree, sea por convencimiento personal o por fe.

Yo prefiero las más racionales y más propias del siglo XXI, pero esa es mi elección. Y eso es lo que he pretendido explicar. Hasta este punto.

Gracias por la paciencia de llegar hasta aquí.

K-03: Sobre el Diseño Original de Koncorde

K-03: Sobre el Diseño Original de Koncorde

Algo que me preguntan a menudo, y que parece una curiosidad bastante común, es saber cuáles son las ideas base del diseño de un determinado indicador.

En general, podríamos decir que un indicador es la respuesta gráfica a una pregunta. El problema es que a veces somos capaces de plantear la pregunta más o menos acertadamente, pero la respuesta acaba sorprendiéndonos o desconcertándonos. A mí me gusta decir que los indicadores son como nuestros hijos: por más que compartan nuestros genes, acaban teniendo vida propia y haciendo su propio camino. Por mucho que lo haya diseñado, también me sorprenden en multitud de ocasiones.

Koncorde fue mi segundo trabajo. Con Vigía pretendía experimentar la condensación de diferentes señales en una sola curva unificada, creando un algoritmo complejo de segunda generación (2G) que me permitiese, al mismo tiempo, aminorar o diluir las señales contrapuestas y potenciar aquellas que fueran redundantes. Al mismo tiempo, este procedimiento me permitía trabajar sobre la geometría de la curva y eso era, para mí, muy importante.

Aunque ya lo explicaré mejor en otro momento y lugar, existe la posibilidad de que manos fuertes “fabriquen” figuras chartistas, especialmente en temporalidades cortas o valores poco líquidos. Sin embargo, no dejan de ser unos elementos de análisis muy interesantes. En aquel momento me pareció que disponer de un indicador que filtrase esas señales y ofreciese también una geometría coherente me ayudase a obtener una “segunda opinión” gráfica objetiva sobre lo que estaba pasando en el mercado.

Pero yo seguía obsesionado con la importancia del “dato volumen” entre las fuentes disponibles. Así que empecé a estudiar y trabajar con diferentes familias de indicadores de volumen mezclando sus señales en una sola ventana lo que, por aquel entonces, denominé “escenarios de volumen”. La misión fundamental de aquel trabajo de algo más de dos años fue la de comprender el funcionamiento matemático de los diferentes indicadores y su posible aplicación práctica. (Todo lleva su tiempo; hay que ser paciente).

Para no alargarme demasiado, descubrí cuál de los indicadores podía servir mejor a mi propósito, y sobre la base de un Vigía acelerado (más rápido que el propio Vigía) diseñé Koncorde, como una herramienta capaz de presentar simultáneamente información de tendencia y de volumen en un entorno unificado y proporcional. Básicamente pensé que quizás la información adicional de volumen me permitiría avanzarme aún más a los acontecimientos.

Jamás he ocultado que las herramientas las diseño básicamente para mi propio uso, aunque si después me parece que pueden aportar algo o ser de utilidad general, las comparto como lo que son, herramientas experimentales.

Como mi interés en aquel momento estaba centrado en obtener una buena operativa en acciones nacionales de tamaño medio y grande, de precio medio y alto; y en una operativa de tipo swing, bajo esas premisas desarrollé mi primera versión de Koncorde.

Muy posteriormente pude comprobar que sus prestaciones se adaptaban sorprendentemente bien al trabajo con algunos derivados, especialmente futuros sobre índices, aunque eso no entraba en mi planteamiento original.

Así que empecé a analizar el mercado con las dos herramientas simultáneamente (Vigía + Koncorde) con la idea de hacer algo más lento Koncorde para mejorar su fiabilidad. Pero en ese punto me di cuenta que, precisamente, Koncorde representaba un extraordinario complemento para Vigía, pues era capaz de ponerme sobre aviso de circunstancias del mercado que Vigía apenas había insinuado; circunstancias que, por otro lado, podían acabar diluyéndose como la bruma con un cambio de viento o confirmarse en una situación posterior aprovechable para un buen trading. Para mi propia sorpresa, la mejor estrategia era complementarlas.

Aunque pueda ser utilizado de forma independiente, me pareció que para sacarle el máximo provecho Koncorde no debía a sustituir ni mejorar a Vigía, sino complementarlo. Y así me sigue pareciendo hoy.

En ese punto mi operativa mejoró sustancialmente y deseché ya la posibilidad de modificar sustancialmente Koncorde. En la última versión sólo he retocado algunos detalles técnicos para mejorar la proporcionalidad de algunas áreas y suavizar los trazados eliminando ruido. Mejoré la exactitud de Vigía y potencié lo mejor de Koncorde.


  1. Sobre Koncorde: Intro
  2. Koncorde: en su justo punto
  3. Por qué (y para qué) Koncorde es así
  4. Sobre el diseño original de Koncorde
  5. Las reglas básicas para operar Koncorde

K-02: Por Qué (y Para Qué) Koncorde Es Así

K-02: Por Qué (y Para Qué) Koncorde Es Así

La observación de cómo los usuarios utilizan mis indicadores y herramientas en muy valiosa para mí, pues así descubro en qué se fijan, en qué detalles les parecen evidentes y cuáles otros les pasan desapercibidos. Todo ello me ayuda a mejorar su diseño en versiones posteriores y en trabajos futuros.

Les voy a explicar algunos detalles de Koncorde que creo que nunca antes he comentado. Para empezar, este indicador representaba cuando lo planteé dos desafíos: uno de diseño técnico y otro de diseño gráfico. Sobre la primera parte, la dificultad radicaba en mezclar proporcionalmente las señales de diferentes indicadores de diferentes familias para obtener una representación armónica de señales de tendencia y de volumen en un solo entorno gráfico.

Pero la segunda era todavía más compleja: debía presentar mucha información en pantalla de forma que fuera visualmente impactante y claramente discernible.

Estamos hablando de presentar el movimiento relativo de 4 curvas oscilantes sobre un eje fijo, cuando lo acostumbrado en el trading es trabajar con bastantes menos variables gráficas (afortunadamente el diseño de los indicadores es cada vez más rico). Por eso pensé en la posibilidad de trabajar con áreas de color y los solapamientos entre las mismas en lugar de las habituales líneas. Creo que fue visualmente un acierto. Resulta agradable, comprensible y facilita la operativa.

Pero, del mismo modo, esta técnica gráfica dificulta trasladarlo a otras plataformas donde áreas de color y los solapamientos o no están a veces previstos por lo que, en ocasiones, ha habido que echarle mucha imaginación para obtener resultados gráficamente parecidos. Y, en otras, ha sido totalmente imposible por esas limitaciones gráficas.

En la actualidad está disponible para todas estas plataformas:

Artículos de la serie:

  1. Sobre Koncorde: Intro
  2. Koncorde: en su justo punto
  3. Por qué (y para qué) Koncorde es así
  4. Sobre el diseño original de Koncorde
  5. Las reglas básicas para operar Koncorde

K-01: Koncorde, En Su Justo Punto

K-01: Koncorde, En Su Justo Punto

Ya saben mi política hasta hoy: comparto libremente mis herramientas, pero luego dejo que cada cual se las trabaje hasta descubrir sus secretos.

No se trata de malicia, ni de una confabulación, ni nada por el estilo. Simplemente, por ahora no tengo tiempo para redactar nada parecido a un manual o libro de instrucciones, cosa que imagino deberé hacer antes o después. Mientras tanto sirvan estas entradas como solución parcial.

Hasta ahora la cosa tampoco entendía yo que fuese especialmente urgente. Dedicaba mi tiempo libre a investigar y diseñar -que es lo que realmente me gusta- y dejaba condensadas las explicaciones mínimas indispensables en alguna página de este sitio web. Pero eso está cambiando. El boca-oreja está trabajando y hemos pasado de la progresión aritmética a la exponencial.

Nada de «Santo Grial»: son sólo datos ordenados y en formato gráfico

Yo nunca me he planteado la búsqueda de ningún “Santo Grial”, que es la expresión más socorrida. No creo que se pueda diseñar ni construir nada parecido a ese “deus ex machina” infalible al que baste para conseguir ganar un día sí y otro también.

Me conformaría con diseñar herramientas que aportasen algún nuevo detalle o que mejorasen en algo las ya existentes y, con eso, que cualquier trader -empezando por mi mismo- pudiera tener algún recurso más para tomar decisiones. Sólo eso y TODO eso.

Pero hace tiempo que Koncorde se ha popularizado. Miles de descargas y de usuarios en todo el mundo dan fe de ello. Basta con que lo usen con criterio y un punto de prudencia y seguro que les ayudará en su trading y podrán sacarle buenas plusvalías.

Así que voy a intentar hacer lo que no hice antes y mostrar [ni que sea con brevedad] las bases de mi propia operativa con Koncorde. Señalar aquello que hago y que no hago con ese indicador que diseñé para mostrarme de forma unificada algunas cosas que el resto de indicadores me presentaban de forma fragmentada. Y como puede ser un poco largo, lo haré por entregas.

En la próxima intentaré explicar el por qué de su diseño.

  1. Sobre Koncorde: Intro
  2. Koncorde: en su justo punto
  3. Por qué (y para qué) Koncorde es así
  4. Sobre el diseño original de Koncorde
  5. Las reglas básicas para operar Koncorde

K-00: Sobre Koncorde

K-00: Sobre Koncorde

No cabe duda que, de todos mis indicadores y herramientas, Koncorde es utilizado por más usuarios en todo el mundo, cosa que -por supuesto- me congratula y me enorgullece.

Reconozco que no se trata de una herramienta fácil de interpretar por lo que, como es lógico, genera muchas dudas y consultas. Así que me planteé escribir algo con el principal objetivo de evitar [en lo posible] algunas interpretaciones fantasiosas y exageradas de sus posibilidades. Para ello redacté una pequeña serie de cuatro post explicando un poco su origen, propiedades y las reglas básicas que yo mismo que soy su creador y quien (creo) mejor lo conoce en este mundo aplico en su uso.

Para ello he preparado un conjunto de 4 artículos donde intento explicar brevemente algunas de sus características generales, su aspecto y diseño, así como las reglas generales de su uso para obtener los mejores resultados. Para alcanzarlos basta con ir pulsando los enlaces inferiores:

  1. Koncorde: en su justo punto
  2. Por qué (y para qué) Koncorde es así
  3. Sobre el diseño original de Koncorde
  4. Las reglas básicas para operar Koncorde

Cómo Se Interpreta Koncorde

Cómo Se Interpreta Koncorde

Koncorde es un indicador complejo con una gran riqueza de señales. Una correcta lectura del mismo requiere tiempo y estudio para ir identificando diferentes pautas y patrones. Si quieres algo fácil y rápido, me temo que Koncorde no es para ti. El principal error es pretender fijarse en uno sólo de sus componentes, prescindiendo del resto. El usuario avanzado sabe que lo correcto es interpretar los patrones conjuntos, de todas las líneas, áreas y sus movimientos.

De todos modos, como por algún sitio hay que empezar, estas son las ideas base con las que puedes empezar a interpretar sus señales.

El indicador está compuesto por tres áreas (verde, marrón y azul) y una línea roja que las cruza. Lo explicaré con un símil que, quizás parezca un poco infantil, pero sin duda ayudará a su comprensión.

Para empezar, fijaros en el área marrón. Son mis «montañas». Su perfil es el una versión ajustada de VIGÍA. Sobre él he situado una línea roja, que es una media exponencial del mismo. La primera forma de operar es por cortes del límite del área marrón sobre su media. Los cortes dan entradas y salidas, de la forma más razonable (corte ascendente => entrada; descendente => salida).

Pero, más hermosas que unas montañas peladas, son las coronadas por verdes pastos y cuyos pies están regados por frescos ríos, ¿verdad? Quizás suene tonto, pero he descubierto que este tipo de trucos mnemotécnicos son más poderosos para cualquier usuario (yo mismo lo soy) que otro tipo de explicaciones más pomposas y complejas.

Ahora detallo: el área verde superior y la azul inferior son variaciones porcentuales de los volúmenes específicos de las manos fuertes (azul = río) y de las manos débiles (verde = pastos).

Ahora ya dispongo de más información, al margen de los simples cortes. Con un gráfico haremos la explicación más cómoda. Este es un gráfico del DAX por Koncorde.

El área verde superior nos indica una afluencia de dinero de manos débiles (o sea, nuestro) hacia el valor. La banda azul inferior, va oscilando entre positivo y negativo. Los tibus entran y salen, y a mí me apetece seguirles la pista, porque (a veces) dan buenas señales anticipadas.

Al margen de los cruces que las distintas líneas realizan entre sí, existe un segundo grupo de señales, mucho más poderosas e interesantes, configuradas por las diferentes composiciones que las áreas de color van configurando, haciendo y deshaciendo, y a las que denomino PATRONES.

Teniendo en cuenta que trabajamos con bloques de información y los tratamos dentro del algoritmo como a tales, también podemos utilizar estos indicadores en intradías siempre y cuando los activos dispongan de muy alto volumen (=mucha información, incluso en las fracciones pequeñas).

Fin (por ahora) de los comentarios. Baste un par de apuntes como primera idea general y ya tendremos ocasión para profundizar.

También puede interesarte:

Tutoriales:

Algunos Secretos sobre Vigía y Koncorde en PDF

Algunos Secretos sobre Vigía y Koncorde en PDF

De tanto en tanto sucede alguna estupenda reunión de traders de las que, reconozco, soy poco asiduo. No por mayor razón que mi habitual timidez. Mi estado natural es agazapado tras una pantalla y no dando la cara presencialmente.

Como es habitual , el ambiente agradable, charla distendida y enriquecedora, y muy buenas vibraciones. Compartimos opiniones, consejos, penas y alegrías. Reconozco que algo de esto siempre viene bien, pues el trading tiende a ser un “vicio solitario” y poner cara a los nombres es siempre agradable.

Lo que de bueno tienen esos encuentros es que, si tienen a bien hacerte participar, has de prepararte algún documento que pueda interesar. Este es un punto antiguo y va sin comentarios de voz añadidos, pero ofrece conceptos generales, lo dejo aquí para compartirlo con quien guste.

Estos actos obligan a esforzarse en explicar cosas que normalmente no detallo, como el carácter secuencial de la docena de señales que genera Vigía, o algunos patrones tipo de Koncorde, habitualmente rentables.

Puedes bajarte el PDF de la charla pulsando sobre la imagen. Espero que te guste y resulte útil.

La Magia de Vigía (Su Dificultad y Algún Secreto)

La Magia de Vigía (Su Dificultad y Algún Secreto)

Que considero a Vigía como mi mejor herramienta, creo que no es ningún secreto. Fue la primera y ha sido la que más ha evolucionado [internamente ya está en su 11 versión]. Intentaré explicar el por qué de mi predilección por esta herramienta.

Vigía es un indicador complejo (entendido como múltiple), de 2º generación y muy rico en señales. Eso que es una virtud, también puede ser un problema. Lo entiendo.

Hay no menos de media docena de buenas señales de trading para seguir y dependiendo del activo y de la temporalidad pueden cambiar de unas a otras pues, como el mercado, engloba diferentes frecuencias en sus distintas señales.

La idea, cuando lo diseñé y rediseñé, es que un sólo indicador fuera capaz de ajustarse a diferentes activos, temporalidades y situaciones de mercado simplemente cambiando la señal de trading a la que hay que atender. El proyecto final es crear un sistema autoajustable capaz de saltar de una a otra o combinar varias para obtener un amplio espectro operativo. Un concepto bastante nuevo, por lo que he comprobado, porque sigo sin descubrir nada parecido sobre lo que poder apoyarme para avanzar más rápido.

Es interesante observar que diferentes señales (curvas) oscilan en diferentes frecuencias, algunas más aceleradas y otras más lentas.

Por ejemplo, generalmente los usuarios atienden [seguramente por costumbre] al cruce de la señal de Vigía con su Media, cuando estadísticamente puede no ser la mejor siempre. Hay que estudia los cortes de Vigía con la línea cero, los cortes con el Filtro, los vaivenes del filtro sobre la línea cero, los cortes de la Media roja sobre cero …. ¿sigo?

Para cada activo, situación y temporalidad hay una señal “clave” con una con frecuencia superior e inferior alternativas que te proporcionan un buen colchón estadístico.

Por ahora no puedo explicar mucho más, porque yo mismo sigo experimentando. Es lo que tiene meterse a investigar cosas nuevas, que vas hacia adelante y hacia atrás y, a veces, discurres algún tiempo por callejones sin salida. Nuevos caminos, pero también nuevas oportuniades. ¿O no se trataba de eso?

Un día de estos les mostraré una batería de sistemas todos diferentes pero todos trabajando sobre diferentes señales del mismo indicador [Vigía], algunos sobre señales simples y otros incrementales, operando sobre grupos de señales, pero siempre con Vigía como único motor. Eso es mi trabajo más delicado y al que dedico más tiempo de estudio. Es mi atajo hacia las Bahamas. O quizás me conforme con una casita con piscina en Tenerife, que también me parece un lugar maravilloso donde perderse. ¿No lo les parece?

ATLAS y las Fintas

ATLAS y las Fintas

Una preguntilla, ¿Atlas es un indicador adelantado hasta el punto de que la señal acabe antes del impulso que avisa? Si eso es cierto y el indicador no se equivoca (supongo que totalmente infalible no será) viene una buena en el dow, te dejo el dow en semanal y ruego respuesta. Gracias de antemano

Bueno, por definición, Atlas marca las fases de disminución de la volatilidad estadísticamente significativas, gráficamente representadas por estrechamientos en las Bandas de Bollinger. Es bien conocido que esas fases acostumbran a seguirse con movimientos violentos.

Efectivamente cuando Atlas pasa de negativo a positivo está marcando que sale del estancamiento [lateral] e inicia un movimiento, de duración y amplitud no determinada, pero que acostumbra a ser rápido, al menos en su primera fase.

Sobre el caso concreto que apuntas, para mí el DJI ya ha roto al alza con la superación del 10.725 y ahora le queda un tramito más o menos largo de subida. Pero, claro eso sólo es una impresión.

La fiabilidad de las señales de Atlas depende [una vez más] del tipo de activo. Lo mejor, como casi siempre, es verificar sobre el gráfico hasta qué punto la herramienta responde bien a ese activo y temporalidad concreta.

Por ejemplo, y siguiendo con ese mismo gráfico del DJI en semanal, puedes comprobar como, en ocasiones, se enlazan varias señales hasta que se produce el movimiento definitivo. ¿Podemos considerar las primeras señales como fallos? ¿Debemos considerar todas ellas como una sola? No tengo respuesta a esa pregunta, pero cuando la encuentre, podré aumentar la fiabilidad de la herramienta.

Otro problema de la utilización del Atlas es lo que el propio Bollinger llama las “fintas”. Es decir, el activo entra en congestión lateral, rompe en una dirección que parece la buena para cambiar bruscamente y hacer el movimiento real en la contraria. Eso da mucha rabia, te lo aseguro, porque rompe todas las estrategias programadas. El único consuelo es que parece que los activos que tienen tendencia a hacerlo lo hacen casi siempre y los que no acostumbran no lo hacen casi nunca, o sea que, a estudiarlos uno por uno y a aprovechar al máximo esos movimientos.

Espero haberte ayudado.